Trasteros Málaga: ¿Qué hacer con las cosas del bebé?

Cuando nuestros bebés crecen, son muchas las razones por las que deseamos guardar las pertenencias de nuestro pequeño. Es, sin duda, lo mejor que podemos hacer, el único detalle es que necesitaríamos reformar la casa para disponer del espacio suficiente, resignarnos a vivir en el desorden por la falta de espacio o bien, alquilar los trasteros Málaga.

Desprenderse de estas pertenencias puede ser difícil emocionalmente porque nos traen recuerdos de cuando nuestros hijos eran tan indefensos que nos necesitaban para absolutamente todo y éramos las personas más importantes en sus vidas.

También tenemos que pensar en que algún hermanito en el futuro, pudiera hacer uso de lo que hemos guardado, con ello nos ahorraríamos mucho dinero la próxima vez que un bebé venga en camino.

No seas un acumulador

Viendo el programa de tv en el que cada capítulo vemos los más asombrosos casos de acumuladores, por una parte sentí alivio, al saber que no soy solo yo, quien piensa en guardar todo lo que uso porque lo pudiera necesitar en un futuro. Pero también comprendí que me guste o no, debo desprenderme de lo que realmente no me hace falta.

Nosotros no lo notamos, pero este programa nos da otra perspectiva de nuestra tendencia a acumular y fue así como pude descubrir por qué, a pesar de mi gran esfuerzo, no lograba mantener ordenada mi casa, simplemente era imposible. Y la razón era justamente que no botaba nada, a todo le destinaba un espacio pensando en que lo necesitaría algún día.

Esto no significa que ahora todo será desechable, sino que tenemos que aprender a distinguir entre lo que realmente necesitamos tener en casa y aquello que, siendo sinceros, si no lo desecháramos, pasaría décadas guardado sin que lo usemos.

Pero estas no son nuestras únicas opciones, el trastero puede servirnos de gran ayuda para guardar en él lo que no usaremos cotidianamente, pero si es importante conservar, como las cosas de nuestro bebé.

Tampoco abuses del trastero

No podemos ver el alquiler de un trastero como la solución para guardar en él absolutamente todo y pasar de acumular en casa, a acumular en él. Para saber aprovechar este espacio tendremos que hacer el mismo ejercicio de clasificación que hemos hecho en casa y distinguir entre lo que se va y lo que se queda.

Solo se trata de tener todo en su lugar; las cosas que el bebé ya no usará y nos conviene reciclar, estarán mejor en el trastero junto a los adornos navideños; los utensilios del vehículo como el neumático de contingencia o el gato hidráulico, tienen su espacio en el coche, pero las antigüedades inservibles, que no podemos utilizar para decorar, van a la basura. ¿Sencillo verdad?