Consejos al momento de manipular baterías de moto

A muchas personas les ha pasado que cuando se disponen a usar su motocicleta no arranca, en la mayoría de ocasiones esto se debe a problemas con la batería. Quizá se trata de algo sencillo, y solo sea necesario recargarla, pero en el peor de los casos, su vida útil habrá llegado a su final. Entonces, tu única alternativa será cambiarla y adquirir una nueva. Para que tomes la decisión correcta, en este artículo conocerás todo lo que necesitas saber sobre baterías de moto.

En primer lugar, el tamaño de la nueva batería que vayas a adquirir tiene que corresponder a la antigua, o adaptarse sin problemas a tu motocicleta. Esto es fundamental, ya que el espacio disponible es fijo y no puede ser modificado. Usa un metro para tomar las medidas de cada uno de los lados y apúntalas, así evitarás realizar una compra inadecuada.

La posición es otro aspecto que debe ser tomado en cuenta cuando se habla de baterías de moto. En la mayoría de casos está determinada por el espacio que existe y la ubicación de lo bornes, pero existen algunas baterías que necesitan ser instaladas en una forma particular para que funcionen correctamente.

Para evitar confusiones, ten a la mano los manuales de todas las partes que vayas a manipular, esto es muy importante al momento de establecer su compatibilidad. Aunque lo normal es que todas las baterías de moto funcionen con 12 Volitos, esto debe coincidir con los requerimientos de tu moto. Asimismo, para no incurrir en problemas eléctricos, comprueba la relación de Amperios-hora.

Teniendo en consideración todos estos puntos, podrás llevar a cabo el cambio de tu batería sin mayor inconveniente. No obstante, luego de comprobar el tamaño y la compatibilidad, tendrás que considerar que tipo de batería es el más adecuado para tu moto.

Gracias a los avances tecnológicos, actualmente se pueden encontrar baterías de moto que no necesitan mantenimiento, pero que tiene ciertas desventajas frente a las que sí lo necesitan. A continuación analizaremos brevemente estas diferencias.

Las baterías convencionales, también conocidas como baterías de ácido sin sellar, son más económicas, pero el tener que estar al tanto de su correcto funcionamiento no es algo que todas las personas disfrutan. Para evitar esto, una mejor alternativa son las baterías que no necesitan mantenimiento, las cuales están desarrolladas con materiales innovadores que ofrecen un mejor rendimiento. Las hacen más resistentes, e incluso son amigables con el medio ambiente. Su única desventaja es que su precio es más elevado.