Al mal tiempo buena cara

Suelen decir que para sobrellevar los problemas mejor al tiempo se le debe poner buena cara, y es que cuando las cosas parecen torcerse un poco es como si no tuvieran ganas de parar y continúan con el ímpetu de hacernos la puñeta. Hace poco que vengo de arreglar mi coche tan solo unos meses han pasado, la verdad es que fue una avería gorda porque tuve que cambiar el motor entero, la verdad es que a pesar de disgusto no me salió tan caro como me habían dicho al principio, busqué un buen desguace y encontré un motor de segunda mano en muy buenas condiciones, bueno para a decir verdad es que me encontré con un motor casi impoluto tuve la “suerte” entre comillas d encontrar un coche que recientemente había entrado al desguace, había sido declarado siniestro por el perito y había ido directo al reciclaje, con la suerte para mí de que el motor no había sido dañado y estaba completamente nuevo, pagué la mitad y gracias a él el coche se me quedó prácticamente nuevo.

El problema vino luego después y es que como suelen decir cuando algo malo te sucede y parece que brilla el sol automáticamente para que no te hagas ilusiones te estampas la cara con la más absoluta realidad y te pasa una tremenda desgracia. Como todos sabéis el mal temporal azota con fuerza a muchas comunidades de este país entre ellas la mía, la lluvia y el viento son los protagonistas indudables de estas largas jornadas que parecen no dejarnos tregua, es verdad que el agua es muy necesaria y se necesita, pero nos encontramos con días en los que lloviendo somos incapaces a llevar un paraguas, ya que el viento los rompe todos.

Claro eso no es lo peor que me ha podido pasar porque un paraguas se vuelve a comprar, el problema ha venido las otras noches en la que teníamos un viento huracanado, un viento que se llevaba contenedores y todo lo que pillaba a su paso, como además llovía no fui a guardar el coche al garaje, y el viento tiró un árbol que justo fue a caer encima de mi coche, pero no un árbol pequeñito sin fuerza, sino creo que el mayor que tenemos a lo largo de esa calle, como podéis suponer me he quedado sin coche, pero sin  coche para siempre y ahora tengo que recurrir a la web www.cochesparadesguace.com para que lo tasen y ver que me dan por él. En momentos así ya os digo yo que es muy difícil ponerle al tiempo esa buena cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *