Los dolores que resultan por trabajar en una oficina

Son muchas las veces en las que hay gente que me ha dicho que menuda suerte tengo por trabajar en una oficina, la verdad que depende de cómo lo mires o eso es lo que pienso yo. Es verdad que en cuanto a trabajo físico se refiere indudablemente podemos decir que no te cansas como por ejemplo lo puede hacer un albañil que está todo el día haciendo pasta o poniendo ladrillos sin parar, es verdad que el cansancio no es comprable. Pero yo siempre digo lo mismo, estar sentado también cansa, la misma postura también casa y no solo eso, sino que toca enfrentarse a dolores muchas veces insoportables. Seguro que si conoces a alguien que trabaja en una oficina te has dado cuenta que sus visitas al fisioterapeuta son constantes, ya que la misma postura da lugar a problemas en los músculos serios que se deben tratar si no queremos que vayan a más. Sobre todo, las personas que trabajan durante largas ocho horas con descansos de escasos minutos.

Yo hablo de mi porque soy la que sufre de esos dolores de espalda, y soy yo la que ha debido hacer todo lo posible por mejorar la situación. Cuando entré a trabajar en la empresa en la que estoy ahora mismo, la silla en la que tenía que pasar tantas horas era de la más baja calidad, tanto es así que el dolor era insoportable, desde el cuello hasta la corcusilla, y la verdad que siempre tenía que estar en el médico, hasta que exponiendo el caso y viendo que la empresa no me hacía mucho caso, pedí comprarme mi propia silla y claro no me pusieron reparo alguno. Recuerdo que en ese tiempo la pedía por internet, y después al echar un vistazo a sitios en los que vendían mobiliario de oficina me topé de frente con la web www.mercamaterial.es en la que no solo pude encontrar muchas más sillas entre la que poder elegir, sino un montón de productos que servían para la comodidad en el trabajo, desde reposapiés, cojines lumbares, reposamuñecas, y así un montón de cosas que me llegaron a ser muy útiles, es verdad que los dolores no desaparecen del todo, pero desde luego he ganado mucho en salud, y ahorrado en el fisioterapeuta, gracias a estos artículos las horas no se llegan hacer tan pesadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *