EL PAGO DIGITAL EN EL ENTORNO ECONÓMICO

Los métodos de pago online han ido evolucionando a un ritmo vertiginoso y hay quien ya habla y trata con el dinero electrónico, que también recibe los nombres de e-money (el más utilizado), moneda digital o efectivo electrónico. Mientras que en ocasiones uno encuentra dificultades para encontrar préstamos rápidos sin nómina ni avales, el dinero electrónico empieza a suplir al dinero real o habitual en muchos lugares de la red tecnológica.

El e-money es un tipo de pago digital que tiene valor numérico como si de una moneda al uso se tratase. Se emite de manera electrónica y es utlizada en diferentes medios vinculados con la red de ordenadores y los sistemas de valores almacenados de manera digital. De entre todos ellos destaca Bitcoin, quizás el más conocido en la actualidad. La criptomoneda Bitcoin fue creada en el año 2009 y atiende a su propio símbolo o siglas BTC y, contra todo pronóstico, no ha recibido el respaldo de ningún país o nación internacional pese al adelanto que supone en el avance tecnológico y económico. Sus transacciones no cuentan con intermediarios entre sí y su protocolo se presenta ante un código totalmente abierto y es compatible con la mayoría de sistemas operativos más utilizados como son Windows, Mac OS X o Linus. Otros pagos digitales relacionados con Bitcoin, en cuanto a su naturaleza, serían Ecuador 2 o Perú3, muy presentes en América Latina.

El uso de este tipo de dinero digital aún no ha vivido sus mejores épocas, pero poco a poco va haciéndose un hueco en el mercado. Si bien es cierto que opciones como las transferencias electrónicas de fondo bancarios, las transferencias desde depósitos directos virtuales o los giros (postales o no) se utilizan con mayor frecuencia, la presencia de e-money supone un cambio en la percepción del dinero y de las transacciones monetarias habituales. En la actualidad, mientras que el ser humano se encuentra más expuesto a todo tipo de malware desde todos los dispositivos que utiliza, desde el smartphone pasando por su ordenador portátil y toda la información volcada en ambos y en las propias redes sociales y buscadores utilizados, también ha sido consciente de las ventajas que supone trabajar con este tipo de dinero desde la interfaz electrónica.

LOS GIROS POSTALES EN LA NUEVA ERA DE LA TECNOLOGÍA

Antiguamente los giros postales formaban parte de las opciones que se presentaban en la oficina ordinaria del sistema de envíos y recibos de Correos. Una opción muy utilizada por todo aquel que no se encontraba en su nación de origen o, justo lo contrario, por aquellos que enviaban apoyo económico a familiares y amigos que se encontraban fuera de sus localidades. Un giro postal es un tipo de pago mediante el cual se remite una cantidad específica de dinero a una cuenta, persona o entidad concreta. En cada acción, se deja perfectamente claro a quine va dirigido, su identidad y lugar, resultando muy complicado el hecho flagrante dañino por robo. Estos giros ahora viven una nueva vida debido a compañías como Paypal, uno de los sistemas de pago más utilizados por los compradores asiduos del mundo virtual.

El mundo de las gestiones económicas en ocasiones resulta un misterio, pero uno siempre encuentra un pasadizo legal desde el que poder realizar giros tras compras realizadas por Internet o encontrar microcreditos sin intereses (como verás en el pasado enlace). Uno de los nuevos reyes del giro postal digital es Paypal, cuyo nombre real es PayPal Holdings, Inc. Se trata de una empresa de origen estadounidense que trabaja a lo largo y ancho del planeta mediante su sistema de pagos en línea, unos giros postales que repercuten en esta época del 2.0. Sin duda alguna, es una de las alternativas electrónicas más utilizadas en la actualidad desde que se fundó en el año 1998.

Lejos de vincularse a una entidad bancaria (ya que no cuentan con la misma estructura ni leyes administrativas que los susodichos bancos), esta empresa atiende a las reglas que se emiten desde el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos así como de la Autoridad de Servicios Financieros de la propia Unión Europea. No hay puntada sin hilo, ni aportación fuera de las leyes establecidas. Las cuentas creadas en Paypal sirven para pagar transferencias y no ofrecen ningún tipo de rentabilidad a sus clientes. No aporta beneficios económicos, pero sí que evita sustos inesperados y para nada queridos. Su política de facturación está basada en una política de protección de datos del que ejecuta la acción. Esta protección se encuentra, principalmente, en productos muy específicos y especiales como son aquellos artículos intangibles, la venta o alquiler de vehículos o el uso de ciertos servicios a través de este tipo de compra y venta desde cualquier parte del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *